Con la nueva pantalla táctil inalámbrica FTS 2018 de MAHA se pueden visualizar las interfaces de operación de las aplicaciones de inspección de vehículos más habituales en un equipo manejable. Con ella, un frenómetro, un opacímetro o incluso un banco de potencia pueden operarse desde cualquier lugar en el taller – una ayuda efectiva en el día a día del taller.

Haldenwang, 9 de marzo de 2018. Iniciar cada proceso de inspección de forma centralizada desde el pupitre de mano, bajar del vehículo después de cada prueba y volver hasta el pupitre para evaluar los resultados y/o efectuar, en caso necesario, nuevas pruebas – son minutos innecesarios que el inspector pasa en el taller por cada vehículo sin poder aprovecharlos de forma efectiva. Con el nuevo FTS 2018 de MAHA, todo esto a partir de ahora pertenece al pasado.

Más velocidad para su taller

Con la pantalla táctil inalámbrica el usuario ya no queda atado al pupitre de mando, sino puede iniciar e controlar todas las funciones mediante mando a distancia de forma totalmente flexible desde cualquier lugar dentro del taller, lo que no solo es muy práctico, sino también ahorra recorridos y, por tanto, mucho tiempo. Si, por ejemplo, el inspector se queda sentado en el vehículo durante el proceso de inspección, podrá visualizar los resultados de un vistazo en la pantalla manejable de 10,1 pulgadas. El manejo se realiza a través de la pantalla LCD táctil mediante Remote Control. La visualización es exactamente la misma que en la estación de mando. A continuación, los resultados de medición se transmiten automáticamente mediante wifi o Bluetooth 4.1. Naturalmente, también es posible la integración con otro software empleado en el taller, siempre y cuando este permita la visualización y operación mediante una tableta.

Para el duro día a día en el taller

El robusto FTS 2018 se distingue, en comparación con su modelo anterior, con una clase de protección aún más alta: IP65, uno de los estándares más altos (antes 54), le asegura al usuario no solo que el equipo esté totalmente protegido contra el polvo, sino también que se encuentra totalmente impermeabilizado y protegido contra chorros de agua. Funciona de forma fiable incluso con grandes variaciones de temperatura y bajo condiciones extremas, y, debido a su funda protectora robusta, aguanta caídas desde alturas escasas.

Pequeño, pero sumamente versátil

Con su bajo peso total de solamente 900 gramos, el ayudante de taller de MAHA pesa apenas la mitad de un portátil promedio. Además, la pantalla táctil inalámbrica está equipada con un lazo especial para la mano, para poder sostenerla de manera segura y flexible durante su uso. Otra característica de este nuevo equipo es la cámara de 8 MP mejorada. La batería recargable del FTS 2018 tiene una duración hasta 10 horas, por lo que puede usarse durante una larga jornada larga completa sin descanso, para cargarse después durante la noche. Por la mañana, solamente hace falta conectarlo una vez – ¡y ya estará listo!

“Los clientes que ya trabajan con nuestras pantallas táctiles inalámbricas nos van confirmando lo contentos que están con los equipos, ya que con su ayuda, los procesos internos del taller se pueden acortar de manera considerable – así, ahorran un tiempo precioso y, al fin y al cabo, dinero. Para nosotros es una gran satisfacción poder hacer una aportación significativa en este sentido con nuestro producto”, declara Marcus Weber, Jefe Business Development & Marketing de MAHA.