Para un uso óptimo, la nueva E-BOX cuelga del techo y ofrece, además del suministro de electricidad y aire a presión, un mando integrado para el elevador y una conexión de cable LAN, también un estante para cargadores de baterías – una combinación práctica que por fin soluciona todos los problemas de suministro de energía en el puesto de trabajo en el taller.

Haldenwang, 20 de diciembre de 2018. Con la nueva E-BOX de MAHA, los traspiés, la fijación provisional o el apartar los cargadores de batería conectados pertenecen al pasado. Sobre un estante propio encajan casi todos los cargadores habituales y cumplen con su cometido de forma prácticamente recogida, sin estorbar, como hasta ahora. “Con esta combinación ofrecemos una solución única para la problemática del suministro de energía en el puesto de trabajo de diagnóstico o servicio”, explica entusiasmado D. Holger Seeliger, jefe de producto del fabricante alemán. “La corriente de carga necesaria de aproximadamente 100 Ah, que se requiere por parte de muchos fabricantes, está disponible en cualquier momento directamente al lado del vehículo, y gracias al nuevo E-BOX vendrá convenientemente desde arriba.” MAHA es el primer proveedor que integra esta necesidad a medida en un único producto – un sustituto ideal para el clásico semáforo de energía en el taller, y no solo porque debido a la colocación colgante se requieren solo cortas longitudes de cable para cada máquina de trabajo, que ya no bloquean los lugares de paso.

Multifuncional y práctica

La E-BOX colgada del techo es especialmente fácil de usar, ya que se alcanza fácilmente para todas las funciones y se puede controlar directamente desde abajo. Independientemente de que se necesite mover el elevador o de que haya que enchufar tubos de aire a presión o cables eléctricos y LAN: la nueva variante ya no bascula de un lado a otro como con la operación lateral empleada hasta ahora. “Una solución redonda y bien pensada, que no debería faltar en ningún lugar de trabajo en el taller”, recomienda Seeliger.

En su versión estándar, la nueva E-BOX ofrece dos conexiones de aire a presión con acoplamientos de seguridad y tres enchufes así como, de forma opcional, dos enchufes para LAN, y ahora como novedad también la posibilidad de integrar el correspondiente cargador. A diferencia de otros fabricantes, el cableado tiene su recorrido protegido en un tubo cuadrado de aluminio sólido en forma de L, que ofrece estabilidad y evita vibraciones. El cableado con una longitud de hasta 5 metros hasta el techo de la nave ya está incluido en el precio estándar. Además, todas las conexiones de la E-BOX ya se encuentran cableadas de fábrica. Opcionalmente, se puede integrar además una conexión para la preparación del aire a presión y un mando para el elevador.

Por supuesto, la E-BOX previa de MAHA seguirá estando disponible como versión algo más reducida y compacta sin estante y es ideal para puestos de trabajo en los que no se requiere cargador de baterías.